novia-triste-velodevainilla

Sinceramente no me siento la persona más indicada para tocar este asunto que de por sí ya es delicado y cobra nuevos matices cuando lo colocamos dentro del contexto de la organización de la boda.

Cada familia y cada situación tiene sus propias características y están sujetas a circunstancias singulares, por lo que es desafiador dar un consejo en concreto sobre cómo enfrentar momentos difíciles justo cuando estamos de novia y organizando la boda, que puede ser la enfermedad de un familiar o lo que nos está tocando vivir ahora a quienes estamos en Perú.

Voy a tratar de levantar una bandera bastante objetiva con asuntos que pueden ser llevados en consideración en la mayoría de los casos.

Sabes que si gustas continuar la conversación, la sección de comentarios está habilitada para ello. Para compartir conmigo y con quienes leen tus experiencias y tratar de dar el mejor consejo.

 

Cómo así surgió este asunto?

He publicado más de 20 matrimonios reales en la sección Matrimonios llenos de amor y podría decir que 1 de cada 4 que me han escrito y contestado las preguntas para hacer el post, me cuentan que han tenido que pasar la situación de lidiar con una complicación de salud de algún familiar cercano; y que esto les llegó a afectar, a causar estrés y hasta sentirse mal por querer seguir con la organización de su boda.

Esto era algo que venía de forma indirecta. No entraba más en detalles, pero valoraba la confianza en compartirme partes personales de la organización de su boda.

Luego, llegaron algunos mails y mensajes de Facebook encabezados con este asunto. Con las ganas de compartir y la incitación de tocar también este asunto que sucede y que nos puede pasar a todos.

Fueron varios los que me hicieron reflexionar hasta que por fin me animo y les comparto este post. Espero que pueda ayudar a quien lo esté necesitando y a quienes están por comenzar la organización de su boda para que, en caso les suceda una situación así, puedan tener una reflexión que las ayude a sobrellevar este episodio doloroso.

 

La vida no se detiene cuando organizamos nuestra boda

Seguro que lo sabes y más si es que estás en medio de un proyecto con plazo recontra límite en tu trabajo o desvelándote por pasar muy bien tu maestría.

Ya quisiéramos tener acceso a un break solo por ser novias.

Porque seguro que nunca nos hemos puesto a soñar de verdad y con ganas o no nos hemos colocado como protagonistas desde hace años.

Sería interesante, pero a la vez no.

Creo que existe una belleza y una transformación ir organizando tu propia boda mientras continúas con tus responsabilidades de cada día: casa, estudios, familia, etc.

Entender que la vida no se va detener y que va a continuar pasando lo que nos guste y lo que no, nos hace que creemos una capacidad de soñar, de ilusionarnos nunca antes vista y al mismo tiempo estar conectadas con lo que está pasando en nuestro entorno inmediato.

No nos volvemos ajenas, sino más bien más humanas, más sensibles a lo privilegiadas que somos en poder celebrar nuestro matrimonio con una boda.

De esta forma descubres de una manera diferente o más intensa que la vida tiene ese contraste de amargo y dulces.

Cuando estaba de novia, me encantaba que todo siga siendo “tan normal como fuere” porque con el hecho de mirar mi anillo de compromiso, mi promesa de que iba a pasar el resto de mi vida con mi futuro esposo, me daba todas las energías que necesitaba para ser luz cuando todo estaba apagado.

Para seguir ayudando a quien lo necesitaba.

 

La vida es llena de eventos aleatorios

A mis 29 años, recién soy realmente consciente de esta realidad: La vida es llena de eventos aleatorios.

Puedes programarte, puedes organizarte, puedes hacerte horarios. Es más DEBES hacerlo, pero si no eres consciente de que existen situaciones que no vas a poder controlar que se van a meter entre tus planes cuando menos lo esperas, vas a estar dándote golpes contra la pared cada vez que algo inesperado acontezca.

Lo ideal es aceptar esta sustantividad y estar prestos a cuando sucedan, en vez de renegar porque “cómo me puede estar ocurriendo esto justo ahora”, estés dispuesta a enfrentar, solucionar, aprender y seguir adelante.

La organización de tu boda también está sujeta a infinitos elementos aleatorios hasta el mismo día de tu boda.

Así que sigue haciendo tu planificación como debe ser, no pierdas tiempo y cuando surjan, encáralos con integridad.

 

Teniendo estos 3 puntos como previos, ahora vamos de lleno al tema del post.

Debería postergar la boda?

Matrimonio-natalia-y-pedro-velodevainilla (96)

Matrimonio Natalie + Pedro / Foto: Diego Peláez Fotografía

Me pongo en el caso de quien ya tiene la fecha marcada, con la Iglesia y local reservado para la celebración del matrimonio.

A pesar de esta ser una evaluación con infinitos matices, quisiera enfocarme en solo un asunto: el matrimonio es una bendición y no debería ser una obstrucción.

Me refiero a que, si ya están de novios y el próximo paso es casarse, háganlo. Unan sus vidas en matrimonio y así, juntos como esposos enfrenten la situación que les está tocando pasar.

Si nos vamos a las bases a lo que realmente es casarse, vemos que lo necesario es el deseo de unirse para formar una familia y que la celebración no es requisito.

Entonces, no sacrifiques tu matrimonio, tal vez temporalmente la celebración si así creas necesario.

Esto lo digo con especial énfasis a quienes se casan por la Iglesia, que no posterguen su unión. Estoy segura que les será infinitamente mejor afrontar lo que se les venga en frente con la bendición del matrimonio.

La fiesta y los invitados, ellos sí pueden esperar y lo harán con gusto porque los quieren.

 

Pedir ayuda: Profesional y de amigos

Esto lo digo pensando en quienes ya están a medio del camino con varios elementos del matrimonio contratados y que una la situación de enfermedad imprevista, por ejemplo, pueda ser sobrellevada al paralelo y con toda la calidad de tiempo necesaria junto con la organización de la boda.

Les pongo 2 ejemplo:

La mamá de una amiga tuvo un accidente y se rompió la pierna.

El día del shower de su hija, ella estaba en silla de ruedas sin poder ser la con anfitriona con su hija. La solución vino de parte de sus amigas y familia quienes se encargaron de ser sus piernas y brazos para ir y dar la bienvenida ese momento.

El otro ejemplo es el de una lectora querida quien me confió emocionadísima que se comprometía y cuánto le estaba ayudando el blog de Velo de Vainilla para su boda, y luego meses después me confió que su mami estaba con cáncer.

Ella aceptó que no era como lo había imaginado, claro que no. Pero, aceptaba la situación y decidió contratar a una Wedding Planner para que la ayude en todo lo que su mamá hubiera querido, pero por salud y por guardarse para estar bien para el día de la boda, no podría.

Trabajar de la mano con un profesional, en este caso Wedding Planner y que surja una situación imprevista, es tener un refuerzo extraordinario capaz de cubrir algunos huecos en los que por la circunstancia tú no serías capaz de estar al frente.

 

Aceptar la situación

Estoy convencida de que si pasamos por estas situaciones que nos resultan dolorosas, es porque vamos a terminar teniendo una lección muy valiosa o hasta una conversión de vida.

Sí, estos episodios no deben pasar en vano ni con la mentalidad de que lo único que nos harán es daño.

He visto a familias volver a unirse por la enfermedad de un familiar, a amigos volverse a hablar por querer ayudar a alguien en común. Que lo que le esté tocando pasar a un familiar no pase en vano.

Esto, también nos ayuda a ver de otra perspectiva la organización de la boda.

Tal vez tendremos que abrir mano de algún detalle que queríamos porque ahora el dinero va al tratamiento de nuestro ser querido o a la ayuda de alguien que realmente lo está necesitando; pero de alguna forma esto enaltece el verdadero significado de casarse, de ser familia.

Acepta la situación sin resignación, sino de forma pro activa.

 

Dale tiempo a la oración

Desde el inicio de Velo de Vainilla les compartí al detalle nuestra boda católica en Lima, por lo que deben saber que soy una persona que cree en Dios, ama su Iglesia, frecuenta los sacramentos y practica su fe lo mejor que puede.

Ser católica es una parte esencial en mi vida que me acompaña a todos lados.

Rezar es de los momentos que más valoro durante mis días. Podría decir que es el momento del día que me da firmeza, fortaleza, determinación, amor y una caridad suprema.

Rezar cuando estamos bien nos recarga y nos hace valorar lo que tenemos y hacerlo cuando estamos en un momento bajo, nos da el reconforto de que no estamos solos.

Hay que resolver en estos casos asuntos concretos y materiales, pero la fuerza y sabiduría de la oración te serán un arma que te hará superar con mayor integridad esta fase.

Espero haber tocado este tema con buen tacto y que pueda serle útil a quien lo esté necesitando.

Poco se habla sobre las partes “tristes” cuando se organiza una boda. Hablamos del estrés, de la ansiedad, de las mil cosas en el check list, de presupuesto, etc. Pero, de episodios que nos pueden jalar para abajo, muy poco.

Si estás pasando por un momento así, tranquila, que es parte de la vida y que esto puede suceder en cualquier momento. Lo mejor es que dentro de poco estarás al lado de tu esposo afrontando juntos cada uno de ellos.

 

Ahora te toca a ti

Cuéntame si este post te fue útil. Y si te sientes en confianza y con ganas de compartir -porque la experiencia siempre ayuda a alguien más- escribe aquí en los comentarios cómo afrontaste o estás afrontando una situación difícil durante la organización de su boda.

Como cada semana, va ser un gusto leer cada comentario y continuar la conversación.

 

Ayuda a nuestros hermanos afectados por los huaicos en Perú

Nuestro país está pasando por un momento desgarrador. Algunas colegas del mundo bodas están dando la mano y ayudando a quienes lo están necesitando más que nunca.

Aquí les dejo una lista en caso deseen ponerse en contacto con ellas:

  • La doctora Helen Pinto del Centro Dental Santa Cecilia especializado en novios, está recibiendo donaciones en su consultorio y en caso no las puedan entregar, ella las recoge de su casa.
  • Katia, Wedding Planner de Soy Novia ha comenzado la iniciativa “Bolso Solidario”. Dale click al link para que veas al detalle de qué trata. Es una linda y detallista acción.
  • Las chicas de Festinare Eventos hicieron este sábado pasado un Baby Shower en el que los invitados llevaban donaciones. Estén atentas a su página que están organizando una iniciativa que necesitará la mano de muchos.

Besos, contamos con tu ayuda!

María Pía

6 comentarios. Dejar nuevo

Creo enormemente en el poder de la oración, además tengo el ejemplo de mis padres que decidieron seguir adelante con su organización en la peor era que pudo existir en nuestro país, el terrorismo, ellos estaban convencidos en que Vale más que nada la unión que iban a tener y estaban seguros que Dios los iba a guardar siempre, ya tienen 25 años de casados! Que puedo más decir! Sigamos adelante Dios nos brindará abundantes bendiciones!!!

María Pía Moreno Vásquez
21 de marzo de 2017 18:04

Que belleza de testimonio, Jenn!
Tus padres y todos aquellos que se casaron en medio del terror son un ejemplo a seguir. Nos demuestran que el matrimonio fortaleza.

Gracias por compartirlo con todas. Y sí, sigamos ayudando y confiando en la fuerza de la oración.

Besos!

María Pía

Recuerdo que antes de casarme el año pasado me inscribí a un taller de organización de bodas contigo, lamentablemente mi primo falleció unos días antes del evento y un mes y medio antes de mi boda. Recuerdo haberte escrito por correo explicándote por qué no pude ir y tuviste palabras muy lindas hacia mi, eso nunca lo voy a olvidar.
Nosotros nos sentíamos mal de continuar con los preparativos pero mi tía (la mama de. mi primo) hablo con nosotros y nos dijo que el hubiera querido que los planes continúen porque él era así, lleno de vida y felicidad.
Sabes? El día de mi boda puedo jurar que lo sentí cerca a nosotros, alegrándose y disfrutando.
Excelente post Maria Pía. Eres una trome.
Un abrazo.
Diana

María Pía Moreno Vásquez
22 de marzo de 2017 11:01

Diana, que lindo saber de ti!

Lo recuerdo y siento su pérdida. Estoy segura que ya está brillando para él la Luz Eterna.
Espero que podamos conocernos un día y darte el abrazo que quedó pendiente el día del Workshop! Me alegra saber que lo que escribí, ayudó a tu reconforto en ese momento difícil.

Que hermoso gesto el de la mamá de tu primo! Es un buen consejo para quien pueda pasar por algo similar.

Él estuvo en primera fila el día de su boda, tampoco tengo la menor duda!

Un abrazo, me alegra que este artículo te haya gustado. Y gracias por compartir tu comentario!

María Pía

Eres una wedding planner diferente. Lei en aciprensa sobre ti. Me encantó. Te felicito por tu valentía de poner a Dios en primer lugar como debe de ser. Execelente trabajo. Muchas BENDICIONES. Me encantó lo del Rosario gigante Lo podrias explicar de nuevo . No me acuerdo bien la idea. GRACIAS.

María Pía Moreno Vásquez
11 de mayo de 2017 01:31

Gracias, Silvia!

Soy certificada como Wedding & Event Planner, pero mi trabajo es de Wedding Blogger 😉
Hablar de bodas y su organización sin tener en cuenta al verdadero protagonista, se me es imposible.

Sobre la tradición del Rosario gigante, fue mi colega quien la sugirió en el artículo! Ahí encuentras el link a su página para que entres en contacto con ella que con mucho gusto te explica la tradición.

Un abrazo y muchas gracias por tu comentario!

María Pía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *