navidad-y-matrimonio-1

Desde el momento que abrí Velo de Vainilla y lo hice público, saben que soy católica, y es más; les he compartido creo que todos los detalles de nuestro matrimonio católico –y también de nuestro matrimonio civil-. Es una parte mía importantísima que nunca quise ocultar; a contrario, siempre que se las he mostrado ha sido de la forma más espontánea y sincera.

Por causa de mi trabajo en el blog en prácticamente todo lo que hago y veo encuentro una relación que puedo hacer con las bodas, con su organización y con el matrimonio; y esta ocasión que estamos a días de la Navidad -fecha que me es desde años muy especial- claro que no pudo ser la excepción.

Así que si estás con ganas de leer una reflexión que te prometo es aplicable a nuestra vida y muy actual, corre y hazte ese tecito (en mi caso cafecito) para disfrutar de un post con un brillo de fin de año que seguro va hacer que este día tome un rumbo más especial.

Desde el instante que forma parte de nuestros accesorios un anillo de compromiso en nuestro dedo anular, aunque no queramos, vemos la vida con otros ojos. Y esto se intensifica a cuando a ese indicador de felicidad llamado anillo de compromiso, le acompaña una fecha, un deadline con hora y lugar marcado.

Qué NERVIOS!

Eso nos hace sentir internamente que ahora sí, ahora sí que me tengo que poner a preparar la boda, ver la decoración, la lista de invitados, el vestido, el maquillaje, la decoración, la comida, etc. y más etc. que explico mucho mejor en “La Guía Honesta de la Novia” que para descargarla y leerla completamente GRATIS puedes -y debes- hacer click aquí mismo.

matrimonio-joanna-y-juan-california

Todo esto porque con las fechas importantes no se juega, verdad? Y más hablando de un matrimonio, el inicio de lo que será el resto de mi vida.

La lista comienza a parecer interminable, en caso seas intensa como yo hasta puedes sufrir de ansiedades y estreses nunca antes vistos (les conté que hasta me dio una alergia a le piel por estrés), nos vamos dejando consumir por lo que “tengo que hacer” por lo que “no puede faltar” por lo que “si no lo hago así, van a pensar asá”. Así quién no comienza a sentirse encerrada en su propia boda?

Esto hasta llegar el punto de como he podido comprobar mediante mensajes vía Facebook de Velo de Vainilla y mails de novias que simplemente ya no pueden más y ya no quieren más.

Quieren huir de su propia boda, que ya les da flojera el día de la fiesta o peor, novias que han estado tan estresadas que han estado más pendientes de ver el mínimo detalle de que el “evento social” salga bien para luego mirar al costado y disfrutar con su recién esposo de ese día maravilloso.

Cuando recibo mails y mensajes de ese tipo suelo hacer una pregunta:

“Y tu noviazgo, cómo va? Cómo se están preparando para su futuro matrimonio de años? Para su futura vida a dos todos los días?”

He ahí la raíz del asunto: En términos de evento social hasta podemos estar aprobadas, pero en lo que realmente es sustancial aún debemos darle la atención que merece.

Con esto te pregunto: Ahora que estás de novia o cuando te casaste, cuántas personas te preguntaron sobre tu noviazgo versus cuántas personas te preguntaron el día, hora, lugar de la fiesta (y si estaban invitados.) 

Puedo predecir la respuesta y es que, lamentablemente, estamos tomando la fiesta, la celebración de la boda como el punto número 1 y no lo que realmente ocupa ese lugar: El matrimonio.

Siempre voy a ser partidaria de celebrar y muy lindo, con muy buen gusto y carácter el matrimonio porque lo bueno e importante en nuestras vidas si podemos y tenemos la posibilidad de hacerlo, vale la pena celebrarlo.

Solo que esto bajo el orden correcto que no, no puede ser conmutable.

Cuando vemos y seguimos el orden, es tan fácil y fluye tan bien la organización de la boda que te sorprende de verdad!

Ves la importancia de saber una tendencia en decoración, vestidos o peinados como una información útil y no como un condicional de que debo hacerlo así, te autoconoces y comienzas a percibir lo que no hará falta en la mesa de dulces, etc.

Es tan fácil como darle el lugar e importancia correcta a lo que merece.

Y es aquí cuando hago la necesaria comparación con cómo es tomada la Navidad actualmente.

Cuando entré al Jockey Plaza hace unas semanas sentí que entraba a esas Ferias de Novias que te quieren vender y vender y no mucho informar con calma de qué trata su servicio para saber si me será útil o no. Por todos lados era la relación de Navidad = Compra, regala, regalo + felicidad.

Si vas sin conciencia, hasta te la crees porque los anuncios están cada vez más audaces!

AMO la Navidad porque conozco su significado, su importancia de celebrarlo y porque me vengo preparando 4 domingos antes para que ese día lo principal siga siendo lo principal y tratar de mantenerlo durante todo el año hasta la próxima Navidad y así siempre.

Es por eso que no me siento aturdida, más bien me da un poco de pena cómo se ha ido ocultando la verdad de la Navidad cuando si diéramos valor a su verdadero significado, las compras serían hechas en la medida justa y sin que diciembre sea el mes con más deudas y cuotas.

Una boda con buen gusto es la que se queda clavada en nuestra memoria y se convierte en punto de referencia para nosotros, no la que se excedió en cosas y la que tenía “todo con todo”.

Se valiente y confía que mientras le das más valor a la belleza del matrimonio, más fácil, más divertido, más rica se vuelve la organización de la boda.

Que primero sea el noviazgo y luego la organización de la boda; que primero sea el matrimonio y luego la boda, que primero sean ustedes 2, novio y novia; y después los invitados, que primero sea la Navidad y después lo creado a su alrededor.

Te deseo de corazón una Feliz Navidad y que su verdadero significado crezca en tu interior

Besos!

María Pía

6 comentarios. Dejar nuevo

Me hiciste llorar, Pía. Gracias.

María Pía Moreno Vásquez
20 de diciembre de 2016 12:29

No me lo esperaba, Valeria <3
Que sean lágrimas de ver lo bueno en la Navidad y en el matrimonio.

Gracias por comentar!

María Pía

Gracias!!!!
Cuando me pongo a pensar que en 9 meses me estaré casando y que aún no tengo nada listo, me estreso un poquito, pero sé que todo saldrá con mucho amor!!! Ya te voy a escribir Maria Pía a contarte mi historia!! Un abrazo enorme y mucha luz y amor en esta Navidad y 2017

María Pía Moreno Vásquez
20 de diciembre de 2016 13:16

Me va encantar saber tu historia, Leslie!
Cuando tienes las prioridades bien puestas en su lugar, vas a ver que la organización de la boda pasa a ser algo rico de ir avanzando junto con los profesionales 😉

Gracias por tus buenos deseos! Que tengas una hermosa Navidad y un 2014 cargado de bendiciones!

María Pía

Estoy comprometida, inicialmente teníamos una fecha de matrimonio para inicios del 2016, pero por temas laborales a mi novio no le fue bien, ahora estamos posponiendo fechas cuando como dices tu: “lo mas importante no es la boda sino el matrimonio” Gracias por tus post, son muy inspiradores!!! Bendiciones para los futuros matrimonios y Feliz Navidad!

María Pía Moreno Vásquez
21 de diciembre de 2016 14:18

Nora,

Me pone feliz saber que los posts que has leído en Velo de Vainilla te han inspirado y también traído paz. Que lindo saberlo!
Gracias por tus deseos y que también pases una hermosa Navidad.

María Pía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *