Días antes del matrimonio (Que no hacer!) | Desahogo

Antes de comenzar a contarles sobre el mismo día de nuestro matrimonio, quiero darle destaque a los días previos.
Novias y futuras novias, creo que esto les va ser de su interés!
Independientemente de la hora en que te cases: En la mañana, al medio día, en la tarde o en la noche; es muy probable que ese día te despiertes muy temprano. Ya sea por necesidad o por ansiedad.
Ese día por fin llegó y va ser mágico de sol a sol (así de cursi!). Será un full day que requiere de todos tus sentidos y ganas para que no te pierdas ni un instante, y mucha cabeza fría para no dejar que algunas situaciones que puedan pasar no te afecten.
Con esto, a continuación unos consejos que seguro ya los habías pensado o ya te los habían dicho, pero que en serio que vale la pena que los entendamos y tomemos muy en cuenta!

1. Duerme

Tu sueño es tan importante como todos los demás pendientes.

De nada sirve hacerle check a lo que debíamos hacer si es que vamos a terminar agotadísimas, dormir muy tarde, levantarnos temprano y de mal humor.

Mea culpa: En nuestro matrimonio civil en Rio, fuimos al aeropuerto a recoger a mis papás, familia y amigos el jueves y viernes en la madrugada. A las 4am…
Los 2 días antes del matrimonio fueron todo menos bien descansados.
Mi justificación: Esta novia estaba tan feliz que tenía que recibir a su familia y amigos así que llegaran!

2. No a los eventos sociales previos

Esto va para la familia y amigos: Es precioso reunir a todos antes de la boda, pero tratemos de que no sea un ni dos días antes del matrimonio!
Si tenemos tiempo, organicemos algo para la semana anterior. Una reunión durante la semana implica que sea de noche, que comience y termine tarde.
Mea culpa: Tuve una preciosa reunión 2 días antes de mi matrimonio. A pesar de tratar de que termine temprano, mi felicidad de ver a mi familia y amigos que habían venido desde lejos fue máxima y la reunión se terminó alargando un poco.
Mi justificación es que, teníamos muchos amigos y familia que iban a Lima justo para la misma semana del matrimonio y ese era el día que podíamos juntarlos a todos 🙂

3. Nada de probar comidas nuevas o muy pesadas

A veces el poder de los nervios es tal, que pueden hacer que sintamos malestar por una comida que estaba muy condimentada.
Y si no eres ese tipo de novia, es mejor no arriesgar 🙂
Mea culpa: Esta fue por partida doble.
Un día antes del matrimonio civil, estuve en el shopping con 2 amigas (me había olvidado de comprar algo muy importante!). Una de ellas estaba comiendo un helado. Me invitó una cucharada y… era de fresa!
Soy alérgica a las fresas.
Unas cuantas ronchas aparecieron y, gracias a Dios, para el día siguiente ya no estaban.
Y un día antes de nuestro matrimonio religioso en Lima, fuimos con nuestros invitados brasileros a almorzar al T’anta. Pura comida peruana, condimentada y que no estoy acostumbrada a comer muy seguido.
Justificación: No hay 🙁

4. No a los cortes de pelo

Si lo piensas hacer, que sea por lo menos 2 o 3 meses antes. La semana anterior al matrimonio, tratemos de que no.
También aplica para los cortes muy radicales.
Mea culpa: Eso si lo cumplí al pie de la letra.

5. Cuidado con los accidentes hacienda deporte

Perdón si es que asusto a alguien, pero es verdad.
Si, por ejemplo, montamos bicicleta muy de vez en cuando y justamente días antes del matrimonio se nos antoja salir a dar una vuelta en nuestra bici, trata de evitarlo.
Y novios, que AMAN jugar fútbol u otro deporte con sus amigos y que en verdad se toman en serio sus “pichangas” o partidos, hagan un sacrificio por sus futuras esposas y dejen su pasión en stand by hasta regresar de la Luna de Miel.
Mea culpa: Daniel, 3 semanas antes de nuestro matrimonio en Rio, jugando su partido de fútbol de los sábados, se lesionó la rodilla.
Hasta una semana antes del matrimonio estuvo con muletas. Por milagro, días antes ya estuvo caminando.
Conclusión, una semana después del matrimonio, estaba siendo operado.

Justificación: Tampoco hay.

 

6. No dejar para última hora trámites y papeleos

Uno entre tantas cosas se puede perder un poco y olvidarse de uno que otro trámite o papeleo indispensable para el matrimonio.
Sé que hay mil detalles que debemos cuidar, pero sin estos trámites listos, literalmente no nos podremos casar.Mea culpa: No nos habían informado que debíamos entregar 2 fotos carnets (una de cada uno) en la parroquia. Me creerían que las entregamos el mismo viernes antes del matrimonio?El documento parroquial llegó el mismo sábado al Padre!Justificación: No hay 🙁

Así que por favor, no sigan el ejemplo de esta bloggera que dejó para última hora cosas importantísimas y desobedeció a reglas básicas para evitar pequeños inconvenientes en ese día!

Sí, es siempre mucho sentido común y evitar pequeños descuidos. Es como entrenar para un partido súper importante. Uno tiene que ser responsable y no perder de vista el objetivo: Ganar.

Habrán algunos sacrificios, pero luego veremos que todo va valer la pena.

Y que siga siendo un lindo día!
Besos!

María Pía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre mí

Chania

mariapia@velodevainilla.com

Leer más »

Newsletter

Suscríbete por mail para recibir novedades