Hemos y seguiremos hablando de decoraciones, de detallitos que podemos hacer nosotras mismas, de consejos para que nuestra esencia se sienta ese día, de cosas que nos dan risa, que nos pueden poner tristes y de otras que nos estresan.
 
Quién no quiere que hasta cada rinconcito de su día sea precioso?
 
Pero, nada de eso tendría el mínimo sentido si es que no interiorizamos el verdadero significado del hermoso paso que estamos a punto de dar.
 
Hoy quiero que reflexionemos un poquito sobre esto.
 
No pretendo imponer ideas ni menos ideologías. Solo quiero que en medio de todos los preparativos (que parecen nunca acabar), nos hagamos un tiempo a solas con nuestros pensamientos y corazón.
 
Si hablas con un novia que se acaba de casar, seguramente te va decir lo rápido que se pasó todo, de como se fueron volando las reuniones con las Wedding Planners, con los proveedores y que parece que fue ayer que le pidieron la mano.
 
Y ni que decir del mismísimo día del matrimonio, que seguro estaba tan nerviosa que no podía asimilar la idea por tanta felicidad que se manifestaba en lágrimas, que se acuerda de la fiesta como “flashes” y qué rápido se pasó todo.
 
Sí, se pasa al toque. Pero, como decía Shakespare “En un minuto hay muchos días” Y el hecho de que sean pocas horas de celebración, no quiere decir que no valga la pena. Vale y muchísimo.
 
Por eso mismo, tan importante como encontrar el vestido perfecto, es reflexionar.
 
Interiorizar el tema te va hacer sentirte más tranquila y segura de que vas a disfrutar del día más increíble y rodeado de la gente que más amas. 
 
Que tal bendición!
 
Reflexionar te va hacer entender que los miedos surgen siempre, pero que lo más importante ya lo tienes a tu costado.
Dándote un tiempo a solas una vez al día, cada 2 días a la semana, como mejor funcione para ti, te va hacer ver y sentir ese día con otros ojos.
 
El matrimonio va durar toda la vida! Y así como nos empeñamos en hacer que ese día tan especial, empeñémonos en que nuestro matrimonio sea especial desde que decimos el “Sí”, seguido por todos los ‘Buenas noches y Buenos días’ que se vienen.
 
No, no va ser un mar de amores todos los días. Estoy segura que no. Así como la organización tuvo sus momentos de tensión y mucha emoción, el matrimonio va ser así.
 
Lo importante es no olvidarnos nunca la razón y por la que estamos haciendo esto.
Y que lo más importante siempre va estar junto a nosotras.
 
Mañana es ese día!!!! Mi “Sí” más importante.
Me invade una paz muy preciosa, pero de la misma manera, pido que me tengan en sus buenos pensamientos y si pueden, en sus oraciones.
 
Un beso!!!
María Pía
 
Ps –> Gracias mamá por el libro sobre el matrimonio que me regalaste, me ha servido mucho, así como el Rosario rosado que he estado rezando.

5 comentarios. Dejar nuevo

Lindas y emocionantes palabras Pia! Manana sera un dia hermoso, muchas bendiciones y felicidades!

Pía q sabias y lindas palabras!!! Me emocione leyendo!! Todas las bendiciones para uds hoy y siempre!!

Me ha encantado volver a leer este post, Pía! Me emociona muchísimo, yo me caso el próximo fin de semana 🙂 ojalá pueda sentir esa misma paz que brota del corazón. Un abrazo!

María Pía Moreno Vásquez
1 de octubre de 2015 21:37

Susana,

Recién veo que no leí tu mensaje!
Espero que sí, que sí hayas sentido esa paz antes de tu día, seguramente que sí! Y espero que todo haya salido más precioso de lo que imaginaron!

Besos!

Muchas gracias por compartir esto!!. En realidad me has hecho pisar tierra!.
Me podrias decir cual es el libro!, estoy muy nerviosa de imaginarme como sera mi vida en esta nueva etapa!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *