Machu Picchu – Perú

 

Lees millones de revistas, entras a innumerables páginas web, pasas tardes enteras en Pinterest. Hasta que finalmente, encuentras el vestido de novia que se roba tu corazón.

Luego te emocionas cuando te ves en el espejo la primera vez que te lo pruebas, lo usas en el día más feliz de tu vida, y después qué?
Después, ese vestido cuidadosamente elegido acaba guardado para no usarlo más.
Bueno, actualmente no es tan dramático así, cada vez son más las chicas que deciden vender sus vestidos o re-adaptarlos. Más adelante les cuento lo que hicimos para tener al mío siempre presente 😉
En este post les quería contar sobre la idea de Jennifer, una mujer casada, que simplemente decidió usar su vestido de novia en los viajes a los lugares más alucinantes del mundo y siempre al lado de su esposo. 
 
La historia de Jennifer comienza justamente el día de su matrimonio, que fue en la Isla de Pascua.
Ella cuenta que cuando fue en búsqueda de su vestido de novia, su principal requisito era que sea muy fácil de ser transportado, que entre en su maleta, que sea de una tela no muy delicada ni que se arrugue muy rápido. Que sea un vestido lindo, pero sobre todo práctico.
Qué se iba a imaginar que luego de los 3 ensayos fotográficos con diferentes paisajes de la Isla de Pascua, iba a llegar a conocer lugares tan den ensueño como Grecia, Jordania, Bahamas, Rúsisa y hasta usarlo durante el Camino del Inca.
 
Los lugares ya son preciosos, pero Jennifer con su vestido de novia, le da un realce más mágico a las fotos.
Donde todo comenzó: Isla de Pascua

 

Islandia

 

Petra – Jordania

 

Noruega
Santorini – Grecia
Cusco – Perú
Espero hayan amado esta idea!
Besos!
María Pía
Imágenes: One Dress One Woman / Fotos de Jeff Selvage

2 comentarios. Dejar nuevo

Que fotos tan increíbles!! Amé todas! ♡

Alucinantes, no??? Fue súper difícil hacer la selección!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *