Las fotos de nuestro matrimonio están listas! Y con esto, abrimos la temporada de lo que más quería con el blog.
 
Comenzamos de a poquitos a darle forma al objetivo principal que es mostrarles inspiraciones reales, útiles, que en verdad se llevaron a cabo y van con nuesotros. Todo esto para que tu matrimonio lleve tu firma de verdad.
 
No puedo comenzar a contarles cada detalle sin agradecer a los genios detrás de tanta foto hermosa, a los fotógrafos Michele y Frederico, fundadores de la empresa Dueto Fotografía y dueños de un amor increíble por capturar momentos para atesorar de por vida.
 
Además de ser un equipo perfecto, son esposos y muchísimo!
 
Voy a tratar de comenzar a contarles los detalles en orden, por eso este post trata de las invitaciones de matrimonio.
Ya les había contado lo imnportante ques para mí tratar de personalizar cada detalle. Y esto es comenzando con las invitaciones de nuestro matrimonio, el primer contacto que tienen nuestros invitados con nuestro matrimonio.
 

Esta labor fue trabajada por la empresa WASHI – Design para Eventos. Conformada por las talentosas Erika Scheiner y Mônica Almada, que desde la primera reunión, tuvieron el interés por cuidar muy bien de la identidad visual de nuestro matrimonio y con un cariño que ni se imaginan. Siempre agradecidos por su excelente trabajo, chicas!

Para que las invitaciones sean puro reflejo nuestro, lo primero que hicieron Erika y Mônica fue conocer nuestra historia, gustos y preferencias y así llegaron a hacer un mood board que quedó así:

 
 
Ellas rescataron elementos que son parte de nuestra esencia y lo que queríamos reflejar ese día. Conversamos sobre cómo iba a ser la decoración, un poco de la cultura de mi Perú, de nuestra historia en Disney, de nuestro presente, y todo siempre con una sonrisa.
 
Y fue así que surgió el mood board inspirador para nuestro matrimonio.

De este mood board surgieron algunas opciones de invitaciones y esta fue la ganadora:

 

 

Cada detalle que ven ahí, fueron consultados y adaptados a lo que queríamos. Ellas hicieron todo lo posible para que sea exactamente lo que queríamos. Y resultó mucho más lindo que lo imaginado!
A esto hago unb alto para decirles que escuchen siempre al profesional de bodas que ustedes han contratado. Ellos saben lo que hacen. Está bien que tengas tu idea formada y sepas lo que quieres; pero estate abierta a consejos y sugerencias siempre.

Un avioncito que une al Cristo Redentor y Machu Picchu, el estampado de la parte exterior inspirada en tejidos peruanos. El tipo de letra, los nombre de nuestros papás, todo fue posicionado con mucho cuidado.

Como el local donde fue nuestro matrimonio queda un poco lejos, decidimos hacer pequeños mapas para que sean fáciles de llevar (Y no tener que andar con la toda la invitación). Además, incluimos pases personales, para que el control en la entrada sea mucho más fácil.

Esta foto de abajo es de cuando justo cuando habían llegado a casa. No se imaginan la emoción de ver cada invitación tan linda y con el nombre de nuestros invitados.

 

Invitaciones recién llegadas!

 

 

Delicadas, con color y divertidas. Esta fue la forma ideal de darles la bienvenida a nuestros invitados a nuestra boda.
Ah! Pero antes de que les lleguen las invitaciones, les avisamos la fecha mediante un Save The Date que mandamos meses antes. Y claro, también desenvuelto por las chicas de WASHI – Design para Eventos. Ven como las invitaciones y el Save The Date guardan una concordancia?
Todo estaba en el mismo clima.
Qué flojera tanto trabajo y detalle, deben pensar algunos.
La verdad es que sí, es un trabajo extra, pero riquísimo de hacer. La clave es involucrarse y trabajar con los profesionales precisos y que vayan con nosotros. Esto hace que sea delicioso ver cada avance.
Es lindo ver y abrir nuestra invitación que cuidamos con tanto cariño. Y es además un recuerdo valiso del día de nuestro matrimonio.
Besos!
María Pía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *