Decir que Audrey Hepburn es recordada tan solo como un ícono de la moda, me parece una leve falta de respeto.

 
Digo leve porque de hecho sí, quién no la considera como tal: Ella dio valor y deseo absoluto por un simple little black dress en “Breakfasts at Tiffany’s”, enseñó que tener el pelo corto es súper femenino, que usar prácticamente el mismo maquillaje siempre no tiene nada de malo y que además de Givenchy, no se conoce a voces otra marca que sepamos que estaba usando en ese momento.Ella no vendía marca, mucho menos moda, ella enseñaba lo que era tener estilo y buen gusto siempre para vestirse, que para estar linda y elegante no es necesario pompa, que lo más importante es llevar una sonrisa nada fingida, la cabeza bien en alto, una postura siempre erguida, zapatos clásicos y ropa atemporal.
 

Simple, no? Ese fue el modus operandi que hizo que esta mujer pasara a la eternidad. Y eso que hace más de 20 años que se fue a un lugar mucho mejor.

Por lo que realmente debería ser recordada es por la sencillez y amor que tenía a los demás y a la vida.

Audrey Hepburn le dedicó más tiempo a ser embajadora de la UNICEF, viajando y viendo de cerca los problemas y ayudando sin miedo a ensuciarse, a que grabando películas de Hollywood y haciendo campañas publicitarias.

Creo que hasta a ella le gustaría mucho más esta etiqueta que la de fashion icon.


 En fin, se me hace difícil hablar de ella sin dedicarle unas palabras directas del cora’zón. Ahora a lo que interesa, las bodas de Audrey!

 
Sí, Audrey se casó 2 veces. En realidad iban a ser 3, la primera en 1952, a sus 23 años casi se casa con James Hanson.
Audrey tenía todo listo: Vestido, Iglesia, partes enviados, todo. Pero desistió y no llegó a caminar hacia el altar.
Audrey vestida de novia en la película "Funny Face"

Audrey vestida de novia en la película “Funny Face”

Ahora sí, el primer matrimonio de Audrey fue en 1954, con el también actor Mel Ferrer. Al poco tiempo tuvieron un hijo llamado Sean (quien hasta ahora dirige la asociación Audrey Hepburn Childhood).
 

Para esta ocasión, Audrey usó un vestido blanco midi de manga larga y cuello alto, súper su estilo! Y llevó una guirnalda de rosas blancas en la cabeza.

No se acerca a nada de lo que alguna vez imaginé usar como novia, pero me fascina verla a ella tan segura y cómoda con absolutamente todo lo que está llevando ese día. Todo estaba increíblemente bien.

Para su segundo matrimonio, en 1969, con el médico italiano Andrea Dotti, Audrey usó un vestido que no tiene nada que ver con bridal.
Llevó un vestido firmado por Givenchy color rosado bien bajito y nuevamente de manga larga. Nada de velo, ella usó una especie de capucha que parecía parte del vestido. Súper estrella Hollywood!

 

Me da un poco de pena que Audrey no haya podido tener su happily ever after. Ambos matrimonios no demoraron en terminar. Lo bueno es que luego conoció a Robert Wolders, que si bien nunca se llegaron a casar, Audrey afirmó que junto a, él vivió los momentos más felices de su vida 🙂

 

“Para tener hermosos ojos, mira por el bien de los demás. Para tener hermosos labios, pronuncia solo palabras de bondad. Y para tener equilibro, camina con la certeza de que nunca esás sola” – Audrey Hepburn.

Y esta es mi pintura de Audrey comprada en el mercadito de Nottin Hill.

Espero les haya gustado este post!

Besos!

 María Pía

 
Imágenes: (1y 9: Belelu), (2: Monica Lopez Bordon) (3: Club Fashionista 1), (4: Alamedapointantiquesfaire), (5, 6, 7, 8: Audrey’s Blog), (10: The skinny Stiletto)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *